El Canto de los nibelungos

En existencia

MXN$  0
  • 9786079250133
  • Impreso
  • Editorial Parmenia
  • Reims ediciones
  • 2013
  • 266
  • 13.5 x 21 cm.
  • Libro
  • Castellano
Descripción

Detalles

Parece paradójico que sea al analfabetismo, tan normal y común entre la población de la Edad Media (476-1492) al que se deba agradecer el hecho de contar, casi mil años después, con tan grandes monumentos literarios, en varias lenguas y originarios de tan diversos lugares del planeta.
Entre los siglos XI y XII, eran los juglares quienes divulgaban —oralmente—, al compás de algún instrumento de cuerdas, los acontecimientos más notables de sus terruños, casi siempre relacionados con proezas de magnánimos personajes o de valientes caballeros cuyas sonadas victorias les daban fama y prestigio. Los denominados cantares de gesta alcanzaron gran difusión particularmente en Francia, en donde surgió una de las primeras y quizá más famosas composiciones: La canción de Roland, escrita en alguna lengua d’oil o francés antiguo, muy probablemente a finales del siglo XI. Ésta y posteriores obras son representativas del género épico, en las que puede fincarse, sin duda alguna, el origen de la narrativa contemporánea.
En el Cantar de los nibelungos se narra las hazañas de Sigfrido, un cazador burgundio (del antiguo pueblo germánico, fundador de la actual Borgoña, en Francia) y su amor por la princesa Krimilda, en el centro de una apasionante historia en donde las actitudes y andanzas de personajes y seres mitológicos exponen la concepción del mundo que tenían aquellos pueblos del norte desde tiempos remotos.
Este sabroso cantar de gesta conjunta gran parte de las creencias de los pueblos germánicos, en las se funden hechos históricos y relatos mitológicos. Es una narración que por la profundidad de su contenido, la belleza de su forma y la riqueza de sus personajes se convirtió en la epopeya germana por excelencia.
Autor

Anónimo

Información no disponible.
Tabla de contenido

Tabla de contenido

Prólogo 7
Canto I El sueño de Krimilda 9
Canto II Sigfrido 11
Canto III De cómo Sigfrido llegó hasta Worms 14
Canto IV De cómo Sigfrido combatió a los Sahsen 25
Canto V De cómo Sigfrido vio a Krimilda por primera vez 39
Canto VI De cómo Gunther fue a Islandia para ver a Brunequilda 45
Canto VII. De cómo Gunther obtuvo a Brunequilda 53
Canto VIII De cómo Sigfrido se dirigió en busca de los nibelungos 62
Canto IX De cómo Sigfrido fue enviado a Worms 67
Canto X De cómo Brunequilda fue recibida en Worms 73
Canto XI De cómo Sigfrido volvió a su país en compañía de su esposa 85
Canto XII De cómo Gunther convidó a Sigfrido a su Corte 88
Canto XIII De cómo fueron a la fiesta de la Corte 94
Canto XIV Cómo surgió la cuestión entre las dos reinas 98
Canto XV De cómo hicieron traición a Sigfrido 105
CantoXVI De cómo Sigfrido fue asesinado 109
Canto XVII De cómo Sigfrido fue llorado y enterrado 118
Canto XVIII De cómo Sigmundo volvió a su país 126
Canto XIX. Cómo el tesoro de los nibelungos fue llevado hasta Worms 129
Canto XX. De cómo el rey Etzel buscó a Krimilda 135
Canto XXI. De cómo Krimilda fue al Huneland 150
Canto XXII. De cómo Krimilda fue recibida por los Hunos 154
Canto XXIII. De cómo Krimilda pensó en vengar sus ofensas 159
Canto XXIV. De cómo Werbel y Schwemmel llevaron a cabo su mensaje 163
Canto XXV. De cómo los reyes fueron al país de los Hunos 171
Canto XXVI. De cómo Dankwart mató a Gelfrat 179
Canto XXVII. De cómo fueron recibidos en Bechlaren 186
Canto XXVIII. De cómo Krimilda recibió a Hagen 193
Canto XXIX. De cómo ni Hagen ni Volker se pusieron de pie ante Krimilda 197
Canto XXX. De cómo Hagen y Volker estuvieron de centinela 203
Canto XXXI. De cómo los señores fueron a la iglesia 206
Canto XXXII. De cómo Blodel luchó con Dankwart en el alojamiento 214
Canto XXXIII. De cómo los borgoñones se batieron contra los Hunos 218
Canto XXXIV. De cómo sacaron los muertos de la sala 224
Canto XXXV. De cómo murió Iring 226
Canto XXXVI. De cómo la reina mando incendiar la sala 232
Canto XXXVII. De cómo fue muerto Rudiguero 237
Canto XXXVIII. De cómo murieron los guerreros de Dietrich 247
Canto XXXIX. De cómo murieron Gunther, Hagen y Krimilda 256
Reseña Critica

Reseña Critica

Información no disponible.