Leyendas. Las rimas

En existencia

MXN$  0
  • 9786079250225
  • Impreso
  • Editorial Parmenia
  • Reims ediciones
  • 2013
  • 276
  • 16.5 x 26.5 cm.
  • Libro
  • Castellano
Descripción

Detalles

Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida (Sevilla 1836-Madrid 1870), mejor conocido en el mundo de las letras como Gustavo Adolfo Bécquer, es el hombre soñador, contradictorio y amante del arte que obsequió a la humanidad la gran búsqueda personal por establecer una relación genuina entre el mundo de ensoñación y el del raciocinio. Sus letras forman parte de la constante manifestación del amor, la magia, el retorno al romanticismo medieval y la lírica en su máxima expresión.
Como para todo romántico, el amor era, sin duda, la mayor manifestación inspiracional de sus letras, en las que el Simbolismo y el Modernismo hacen presencia.
En sus textos se observa su fascinación por temas como el amor, la muerte, la fantasía y la creación poética, expresada en una lírica profunda, deliciosa, capaz de trascender el papel para llegar hasta el alma de quien lo lee. También fue reconocido como un gran prosista y periodista.
Dentro de sus obras ha destacado su colección de leyendas, un conjunto de veintiocho narraciones que recrean ambientes fantásticos, pertenecientes al género gótico o de horror, en las que plantea el misterio y desbarata ciertas situaciones hasta convertirlas en verdaderas obras maestras del misterio y lo sobrenatural.
Su obra principal, Las rimas, suma un total de ochenta y seis composiciones, setenta y seis de ellas publicadas por vez primera en 1871, gracias a la memoria y buena voluntad de los amigos del poeta, que alteraron el orden del manuscrito original, el Libro de los Gorriones, actualmente resguardado en la Biblioteca Nacional de Madrid.
Autor

Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida (Sevilla 1836-Madrid 1870), mejor conocido en el mundo de las letras como Gustavo Adolfo Bécquer, es el hombre soñador, contradictorio y amante del arte que obsequió a la humanidad la gran búsqueda personal por establecer una relación genuina entre el mundo de ensoñación y el del raciocinio. Sus letras forman parte de la constante manifestación del amor, la magia, el retorno al romanticismo medieval y la lírica en su máxima expresión.
Descendía de una noble familia y eligió adoptar el apellido Bécquer con el que, posteriormente, él y su hermano se abrirían paso en el complejo y maravilloso universo de las artes.
La tragedia lo alcanzó cuando a los diez u once años quedó huérfano de padres y se vio obligado a mudarse con su madrina, una joven rica y acomodada, poseedora de un sinfín de obras en la biblioteca del hogar, donde Gustavo se aficionó a la lectura.
Más adelante inició sus estudios de pintura gracias al legado de su padre. Tiempo después, su tío paterno le diría, como irónica profecía: “No serás nunca un buen pintor, sino un mal literato”, sentencia que marcó al joven y que le decidió a reforzar sus anhelos, viajar a Madrid y cumplir su deseo de ser escritor.
Las primeras aportaciones publicadas de su obra aparecieron en pequeñas revistas dirigidas por bohemios, casi todos amigos suyos, en las que fue invitado a participar. También son conocidas algunas comedias y zarzuelas en las que satirizó la forma de vida que le rodeaba, principalmente la de la burguesía, y el ambiente contrario a los preceptos idealistas que los autores de la época tanto predicaban.
Como para todo romántico, el amor era, sin duda, la mayor manifestación inspiracional de sus letras. A través de las relaciones tormentosas y pasionales que mantuvo con sus diferentes musas, estableció un sinfín de emociones reflejadas en sus rimas, tema que retomó en 1860 en su obra Cartas literarias a una mujer, en donde explica el espíritu de sus palabras.
Sus rimas tiene la influencia de la obra del representante del romanticismo alemán Heinrich Heine, de quien era ferviente admirador, ya que se oponía a la retórica y a la falta de naturalidad y sencillez de anteriores poetas románticos, a pesar de que el mundo literario volteaba su mirada hacia el Realismo, que ya estaba en pleno auge.
El Simbolismo y el Modernismo también hacen presencia en sus obras, pero de manera más sutil. Entre sus líneas se observa su fascinación por temas como el amor, la muerte, la fantasía y la creación poética. Bécquer expresó en versos una lírica profunda, deliciosa, capaz de trascender el papel para llegar hasta el alma de quien lo lee.
Tabla de contenido

Tabla de contenido

Prólogo 7
Leyendas 9
La ajorca de oro (Leyenda toledana) 11
El beso (Leyenda toledana) 18
El caudillo de las manos rojas (Tradición india) 31
La Creación (Poema indio) 73
Creed en Dios (Cantiga provenzal) 81
El cristo de la calavera (Leyenda toledana) 93
La cruz del diablo 103
La corza blanca (Leyenda de Aragón) 120
La cueva de la mora 137
El gnomo (Leyenda aragonesa) 143
Maese Pérez, el organista (Leyenda sevillana) 157
El miserere (Leyenda religiosa) 171
El monte de las ánimas (Leyenda soriana) 181
Los ojos verdes 189
La promesa (Leyenda castellana) 197
El rayo de luna (Leyenda soriana) 207
La rosa de pasión (Leyenda religiosa) 217
La voz del silencio (Tradición de Toledo) 226
Las rimas 229
Reseña Critica

Reseña Critica

Información no disponible.